Cómo es la cirugía de la catarata

En el interior del ojo existe una lente que se llama cristalino, su función es enfocar las imágenes visuales en el fondo del ojo. Esta lente va perdiendo transparencia con el tiempo, se va volviendo opaca. La opacificación de esta lente se llama catarata. Es una condición común por encima de los 60 años, pero puede presentarse a cualquier edad debido a otras causas como traumatismos, inflamaciones internas del ojo, alteraciones congénitas, etc.
Al estar relacionada con el envejecimiento del cristalino, la catarata suele ser de evolución lenta. Al comienzo, dificulta la conducción de automóviles, hay intolerancia a la luz y a los cambios bruscos de iluminación, la visión se vuelve levemente borrosa y fuerza a hacer cambios frecuentes de anteojos. En la medida en que avanza, va disminuyendo la capacidad visual hasta provocar una ceguera funcional.
La solución de la catarata es siempre quirúrgica y no existe ningún tratamiento alternativo. Ocasionalmente surge alguien promocionando la cura de la catarata sin cirugía: esto es simplemente imposible; no se puede rejuvenecer mágicamente un tejido. La cirugía consiste en extraer el cristalino opacificado y reemplazarlo por una lente intraocular que permite enfocar de lejos sin anteojos o con un aumento mínimo, o bien en el caso de ser una lente multifocal, corregir la refracción en todas las distancias. Si no se insertara una lente intraocular al finalizar la cirugía, la calidad de visión  que se lograría con anteojos sería extremadamente pobre: el ojo tenía una lente, y se la sacamos; es necesario poner otra.
El cristalino no solo se vuelve más opaco. Además se va endureciendo. Hace unos veinte años, se requería una consistencia mínima para poder operar la catarata. Actualmente no se debe esperar la "maduración" de la catarata y se debe operar en cuanto el paciente presente dificultades para realizar sus tareas habituales; de hecho, existiendo la tecnología para hacerlo, es preferible extraer una catarata blanda a una muy dura..
Hasta hace pocos años la cirugía requería una internación prolongada y la recuperación era lenta. Hoy en día, la aparición de nuevas técnicas, especialmente los últimos facoemulsificadores (un equipo que permite disolver el cristalino dentro del ojo y extraerlo a través de una incisión minúscula que no requiere sutura) y la utilización de tecnología de última generación en cuanto a lentes, han permitido que, en manos de cirujanos expertos, se pueda realizar la cirugía en unos minutos, con anestesia con gotas y sin inyecciones, sin que el paciente sufra dolor y con una rápida rehabilitación en la mayoría de los casos. Por supuesto, se lleva a cabo en un quirófano de microcirugía especialmente equipado con monitoreo constante y supervisión permanente de médico Cardiólogo y médico Anestesista. No hay internación: es una cirugía ambulatoria y el paciente se retira poco después de la intervención con ambos ojos descubiertos.
Esta cirugía dura normalmente menos de 10 minutos, sin inyección, anestesiando solamente con gotas y sin necesidad de suturar ni emparchar el ojo al salir del quirófano.
La catarata es extraida por una incisión de solo 2,2 milímetros en la córnea, por donde se inyecta al final de la cirugía una lente plegada sobre sí para no tener que agrandar la incisión. La visión comienza a recuperarse generalmente en las primeras horas del postoperatorio.

En todos los casos, el Doctor Fernando Caride atiende personalmente a sus pacientes desde la primera consulta, y practica él mismo todas sus intervenciones quirúrgicas.

En los estudios previos a la cirugía se evalúa con un alto grado de exactitud cuánta visión recuperará el paciente en el postoperatorio, factor que dependerá del estado funcional del resto del ojo del paciente y de la presencia o no de otras enfermedades.
La cirugía de catarata por incisión pequeña (2,2 milímetros) sumada a los nuevos sistemas de ultrasonido torsional, consiguen cirugías con un mínimo grado de agresión al ojo, una recuperación muy rápida de la visión y  un índice de complicaciones muy bajo: un 2% de complicaciones que se pueden resolver y apenas 1/5000 de complicaciones permanentes. Es de fundamental importancia en la cirugía utilizar lentes intraoculares óptimas, ya que la agudeza visual final depende en gran parte de la calidad de la lente y existe una gran diferencia de calidad entre las diferentes marcas y modelos. Los mejores son los de alta definición óptica, flexibles, y que sean fabricados en países y por compañías donde se practica un exigente control de calidad.
La técnica utilizada en el Instituto de Estudios Oftalmológicos es la que se realiza actualmente en la mayoría de los centros especializados de los Estados Unidos; se la conoce como "CATARACT SURGERY WITH NO SHOT, NO STITCH, NO PATCH" (CIRUGíA DE CATARATA SIN INYECCIóN, SIN SUTURA, SIN PARCHE).

Riesgos de la cirugía

Como toda cirugía, no está exenta de riesgos, pero éstos no sobrepasan el 2% de los procedimientos, haciéndola una de las cirugías de menor riesgo existentes en la medicina actual.
Las complicaciones pueden ser intraoperatorias: hemorragias, luxación del cristalino, problemas iridianos, etc. También pueden aparecer problemas  postoperatorios  como infecciones, hemorragias, desplazamiento de la lente intraocular, inflamaciones, desprendimiento de retina, etc.

La mayoría de las complicaciones se pueden solucionar efectivamente en el mismo momento o con otros procedimientos posteriores.

La nueva técnica de facoemulsificación por incisión menor a tres milímetros con lente intraocular plegable ha permitido que las complicaciones de la cirugía de catarata disminuyan de manera significativa con respecto a los métodos previos, haciendo de esta cirugía una de las más seguras de la practica médica.


Preguntas Frecuentes

Aquí encontrará respuesta a las preguntas más frecuentes sobre oftalmología, cirugías de catarata y LASIK y cuidado de la visión. Si su respuesta no está aquí, puede preguntar directamente al Dr. Caride en la pestaña Contacto.


El Instituto

El Instituto de Estudios Oftalmológicos es mucho más que un centro de atención de primer nivel; es una organización que incluye la docencia, la promoción de la interconsulta y la investigación de la mano de grandes instituciones internacionales.

El Manual

El Manual de Facoemulsificación es el primer libro del Dr. Fernando Caride. Se trata de una obra extensiva, única en su tipo, que explica todas las etapas de la cirugía de la catarata y facorrefractiva. Publicado en 2013 por Editorial Journal

El Dr. Fernando Caride

El Doctor Fernando Caride es un reconocido cirujano oftalmológico especializado en cirugía de cataratas, cirugía refractiva y cirugía de vítreo retina. Egresado de la Universidad de Buenos Aires en 1976 con "Diploma de honor"