LASIK - cirugía de miopía - hipermetropía.

La hipermetropía es un defecto óptico que se da en ojos pequeños o cortos donde las imágenes tienden a formarse por detrás de la retina; suele pasar desapercibido durante décadas; estos pacientes suelen repetir “Tenía una vista excelente y todos me la envidiaban”.
Los hipermétropes no suelen tener conciencia de su defecto óptico porque lo compensan por años con la acomodación del cristalino, pero esta acomodación se va perdiendo inexorablemente con la edad. Muchos creen que padecen una presbicia precoz (necesitan anteojos para leer antes de los 45 años). La hipermetropía va avanzando inexorablemente hasta  que se termina usando tres pares de anteojos, uno para cada distancia: primero de cerca, después de distancia media o computación y por último se agrega el de lejos para poder conducir; sin anteojos se termina viendo mal a todas las distancias.
La hipermetropía comienza como una presbicia precoz y sigue empeorando en los 10 años subsiguientes. Sólo se puede detectar con una refractometría con dilatación pupilar previa, por esta razón es común que se usen anteojos incorrectos. Hay casi un 20% de las presbicias que son hipermetropías no diagnosticadas. A los pacientes les cuesta reconocer hasta dónde va a aumentar su dependencia de los anteojos; simplemente su visión final va a ser similar a la que tienen con la pupila dilatada. Es el defecto óptico más común entre los caucásicos.

La miopía es un defecto óptico que se da en ojos grandes o largos donde las imágenes tienden a formarse por delante de la retina, estos pacientes ven muy bien de cerca pero la visión lejana es mala, peor cuanto mayor sea el defecto óptico. Se la clasifica de acuerdo a su magnitud: los ojos con una miopía menor a 8 dioptrías o los ojos que miden menos de 26mm -el ojo normal mide 22 o 23mm- suelen tener pocas complicaciones visuales a lo largo de la vida, pero los ojos con miopías mayores estan asociados a varias patologías. Es por esta razón que prefiero no operar de cirugía refractiva a miopías elevadas, porque los procedimientos de superficie van perdiendo efectividad por encima de las 8 dioptrías y prefiero no realizar procedimientos invasivos dentro del globo ocular por debajo de los 50 años de edad.

El astigmatismo corneal es un defecto óptico con dos focos, se debe a que la córnea no es esférica sino ovalada y esto produce que que se genere un foco por cada eje. Las personas con astigmatismo ven turbio a todas las distancias y las alteraciones visuales se sumarán a la miopía o la hipermetropía si las hubiese. El asigmatismo es regular cuando los dos ejes estan a 90º e irregular cuando no se respeta el centro de la córnea ni los 90º entre ejes. Los ejemplos más comúnes del astigmatismo irregular son el queratocono y las cicatrices corneales.

El objetivo de la cirugía refractiva es reducir o eliminar el uso de anteojos o lentes de contacto para corregir la miopía, astigmatismo o hipermetropía. Se logra mediante una intervención quirúrgica llamada LASIK (Queratomilieusis In Situ). Es una cirugía extraocular; esto quiere decir que no se entra en el ojo durante la cirugía. Consiste en el tallado de una laminilla en la superficie de la córnea, que es la lente transparente que el ojo tiene por delante del iris y la pupila, similar al vidrio de un reloj, y la modificación de la curvatura anterior corneal por medio de pulsos de láser controlados por computadora. 

La precisión del procedimiento es mayor cuanto menor sea el defecto a tratar. Está indicado en miopías hasta doce dioptrías (aunque preferimos no operar a pacientes con más de ocho dioptrías por seguridad), astigmatismo regular e hipermetropías hasta seis dioptrías.
Este tratamiento es electivo por parte del paciente, ya que no existe una causa médica o quirúrgica que obligue a realizarlo.
La cirugía compensa el defecto óptico del ojo sin modificar la patología de base. Por ejemplo, no disminuye el aumento de enfermedades retinales que padecen los miopes. Estas patologías asociadas al defecto óptico pueden aparecer independientemente de que el paciente sea o no operado.
Se debe realizar un exhaustivo examen visual para determinar si el paciente es o no candidato para la cirugía. Las embarazadas no son candidatos para la cirugía.

Ventajas de la Cirugía.


  • El Lasik es un procedimiento que mejora notablemente la visión sin corrección óptica, disminuyendo en gran medida la necesidad de uso de anteojos y lentes de contacto.
  • La cirugía es muy breve (pocos minutos) y ambulatoria (la anestesia es sólo con gotas).
  • La cirugía no es dolorosa, durante ni después de la misma, a no ser por molestias menores. Requiere pocos controles posquirúrgicos.
  • Permite retornar rápidamente a la vida normal, mientras no se frote el ojo.
  • Es una cirugía extraocular (no se entra al ojo durante la cirugía)
  • Es una intervención electiva: no existe la necesidad médica o quirúrgica de hacerse.
  • Es reoperable.
  • Puede corregir simultáneamente los defectos ópticos principales (miopía, astigmatismo e hipermetropía).
  • Tiene pocos problemas de cicatrización porque respeta la superficie ocular.
  • Produce resultados estables hasta los 45 años, en pacientes de más edad los resultados duran 5 a 10 años..

Desventajas de la Cirugía.


  • No hay procedimiento refractivo que pueda asegurar la total eliminación de los anteojos en todos los casos.
  • No mejorará necesariamente la agudeza visual máxima que se obtenía con anteojos (hay casos que mejoraron hasta cuatro líneas y algunos no complicados pueden perder una).
  • En general no se toleran las lentes de contacto después de la cirugía.
  • Los miopes mayores de 45 años deberán usar una pequeña corrección para leer.
  • Algunos miopes altos pueden simular un falso estrabismo o tener problemas para fusionar las imágenes de ambos ojos, otra razón por la cual no intervenimos a estos pacientes.
  • La visión final que se logra por este procedimiento quirúrgico suele ser levemente menor a la que se logra con lentes de contacto rígidos.
  • En los miopes la cirugía no evita el aumento de la misma, pero se puede reoperar en caso de progresión.

Procedimiento quirúrgico


Se instilan colirios de antisépticos, antibióticos y  anestésicos. Luego se pondrá un separador de párpados para mantener el ojo abierto, siguiendo esto se utilizará un instrumento llamado microquerátomo para formar una laminilla corneal de 160 micrones de espesor. Durante el paso del microquerátomo el paciente sentirá presión en el ojo y dejará de ver la luz por algunos segundos. A continuación se hace el tratamiento con el láser. El robot determina la posición del ojo, en función de la cual se acomoda para tallar correctamente la córnea. Una de las ventajas más importantes de nuestro equipo es la capacidad de controlar la posición del ojo y adaptarse a ella 400 veces por segundo, garantizando que un movimiento involuntario del paciente no interferirá en el excelente resultado de la cirugía. Finalmente, se repone la laminilla corneal y se cubre el ojo con un oclusor tranparente para evitar que el paciente se toque inadvertidamente, desplazando la laminilla cuando aún no se ha integrado a la córnea.

Postoperatorio.

En el postoperatorio deberá instilarse colirios de antibióticos y no deberá tocarse, rascarse o refregarse el ojo por ningún motivo ya que se puede desprender la laminilla corneal, especialmente durante la primera semana. Es común que en el primer día del postoperatorio exista sensación de cuerpo extraño en el ojo. La visión va a ir mejorando rápidamente en la primera semana, y seguirá mejorando durante el mes.
Ante cualquier inconveniente deberá comunicarse directamente con el Dr. Fernando Caride para recibir atención inmediata.

Alternativas a la cirugía

1) Corrección aérea con anteojos.
2) Lentes de contacto, si se toleran.


Otras cirugías con la misma función

  • Queratectomía radial (RK): consiste en hacer con un bisturí de diamante varias incisiones corneales para aplanar el centro corneal; el principal inconveniente es su poca predictibilidad tardía. Actualmente esta indicada casi únicamente en algunos astigmatismos porque fue superada por los otros métodos de tratamiento.
  • Excimer de superficie (PRK): se talla la córnea en su superficie dejando una úlcera que tarda varios días en epitelizarse; tiene más problemas de cicatrización y dolor postoperatorio que el LASIK. Esta indicado en cicatrices corneales superficiales y en córneas delgadas.
  • LASEK: se diferencia del LASIK en el espesor de la laminilla corneal. En el LASEK Se corre el epitelio y el laser talla directamente sobre la córnea, está indicado para córneas delgadas o para poder tallar aumentos mayores pero la cicatrización postoperatoria es mucho más lenta y tiene mayor tendencia a dejar cicatrices corneales.
  • Implante de lentes intraoculares fáquicos: consiste en insertar un segundo lente dentro del ojo sin extraer el cristalino que es la lente que existe dentro del ojo. Se usan en miopías o hipermetropías elevadas. Estos pueden ser de cámara anterior y de cámara posterior
    A) Lentes intraoculares de cámara anterior. Han sido retirados del mercado por las complicaciones que generaban, sólo hay un modelo que persiste llamado Iris Claw que sigue presentando algunas complicaciones asociadas como catarata, luxaciones (se pueden soltar con el tiempo) y a veces grave daño del endotelio corneal. Estos ojos deben ser evaluados anualmente para determinar el grado de daño al endotelio corneal y considerar la remoción de la lente.
    B) Lentes intraoculares fáquicos de cámara posterior (ICL). Se insertan por detrás del iris; por el momento no hay un estudio exhaustivo de las complicaciones a largo plazo. Sólo se sabe que pueden producir glaucoma en el corto plazo y catarata en el largo plazo.
  • Extracción del cristalino transparente. La principal complicación es la aparición de desprendimiento de retina en ojos miopes altos jóvenes de hasta en un 14% de los ojos operados. Estos desprendimientos se producen dentro de los primeros siete años del postoperatorio con un pico de mayor incidencia entre los dos y los cuatro años. Se está discontinuando como procedimiento refractivo por la mayoría de los especialistas en el tema: simplemente, el riesgo no justifica el beneficio.

Riesgos de la cirugía de LASIK


El índice de complicaciones es muy bajo (del orden del 2%) pero, como en toda cirugía existen riesgos y complicaciones que el paciente debe conocer. Incluso, en casos excepcionales (1/5000) puede haber una pérdida parcial de la máxima visión posible de ese ojo. 

Se puede separar las complicaciones en tres grupos:

-Problemas en el tallado de la laminilla corneal. Puede requerir suspender la cirugía por tres meses.
-Problemas en la ablación con el láser. Puede requerir retallados.
-Problemas de cicatrización o infección. Requieren tratamientos específicos.

Muchas de las complicaciones se pueden solucionar con otros procedimientos. Es por esto que el Dr. Fernando Caride prefiere realizar la cirugía de a un solo ojo por vez, y no operar ojos únicos.

 

Preguntas Frecuentes

Aquí encontrará respuesta a las preguntas más frecuentes sobre oftalmología, cirugías de catarata y LASIK y cuidado de la visión. Si su respuesta no está aquí, puede preguntar directamente al Dr. Caride en la pestaña Contacto.


El Instituto

El Instituto de Estudios Oftalmológicos es mucho más que un centro de atención de primer nivel; es una organización que incluye la docencia, la promoción de la interconsulta y la investigación de la mano de grandes instituciones internacionales.

El Manual

El Manual de Facoemulsificación es el primer libro del Dr. Fernando Caride. Se trata de una obra extensiva, única en su tipo, que explica todas las etapas de la cirugía de la catarata y facorrefractiva. Publicado en 2013 por Editorial Journal

El Dr. Fernando Caride

El Doctor Fernando Caride es un reconocido cirujano oftalmológico especializado en cirugía de cataratas, cirugía refractiva y cirugía de vítreo retina. Egresado de la Universidad de Buenos Aires en 1976 con "Diploma de honor"